Podcast #3: Give me just a little smile - El sentir semanal de una docente

¡Bienvenid@s a mi podcast semanal!

Hoy viernes, os dejo un nuevo podcast. Siempre hay algo que aprender, que mejorar. Me he dado cuenta que, como ya os dije en un post anterior, la sonrisa es un arma potentísima, también en el aula, y debería usarla mucho más.



Os espero cada viernes aquí, 
en mi podcast semanal. 

¡No faltéis!


Comentarios

  1. Jelou. Yo soy de los que piensa ¿que sería del mundo sin música?. No tiene mucho que ver con tu entrada, pero, ¿qué sería del mundo sin sonrisas?. Pienso que sería insoportable, sería un mundo gris. No quiero ni pensarlo. Yo que trabajo tratando con la gente, doy fé de que atender a alguien con una sonrisa, lo hace más fácil (y eso que yo reparto pocas buenas noticias). Por un mundo lleno de sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, claro, es que es así, en cualquier trabajo, situación en la que se deba tratar con personas es súper importante, le das la vuelta a todo. Pero no simepre estamos con ánimo de sonreir, eso también se puede entender. Por eso envidio a esas personas que siempre dibujan una sonrisa en su rostro o casi siempre, pero a la vez pienso, también tendran sus momentos más bajos no? en la intimidad?, me pregunto... gracias Rafa por comentar! Y mucha suerte en lo que ya sabes! Un abrazo y fuerza!

      Eliminar
  2. Pues yo soy de los que creo que los alumnos deben adaptarse a todos los momentos y no puedes sonreirles todo el rato, porque es otro modo de que te terminen perdiendo respeto.... (la maestra de música no se enfada nunca y siempre pone una sonrisa hagamos lo que hagamos y atendamos o no) Eso no es un buen ejemplo, obviamente cuanto más positiva seas y más confianza les des, mejor resultados podrás sacar, pero deben saber que eso sucede siempre y cuando haya esfuerzo y buenhacer y si no tienen que respetarte con tus otras caras. Todos en su casa saben cuando hacen bien y cuando hacen mal ¿por qué? porque los padres les riñen, les castigan o les intentan inculcar valores... Yo me saqué la carrera de Magisterio por lo mucho que me marcó un maestro de primaria, para todos que cursabamos con él, era el mejor. ¿Sonreía siempre? no, pero tenía la gran virtud de demostrarnos su lado bueno y el de corregirnos con su menos bueno, sin perder ese carisma y ganándose con ello respeto. Ojalá todo el mundo sonriese todas las mañanas, y todo fuese positivo, pero el ser humano no es así, porque siente y padece, y no es malo que los chavales descubran como es una persona realmente y no solo quien se esconde tras una sempiterna sonrisa pase lo que pase. Vamos, que soy pro "buenrollismo" aunque no se me note, pero ese sentimiento es uno de muchos y por ello no puede durar de forma infinita y quien te valora y quiere, sea en casa, en el colegio, familia y amigos, será por el pack completo y quien te tenga como algo carismático, idem. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaa siempre mostrando tu cara más crítica, me encanta!!! Puede que no se me haya entendido bien, por eso aclaro, en ningún momento quería decir sonrisa siempre, infinita, pase lo que pase, ni mucho menos. Hablo de iniciar la sesión con una sonrisa y no como un palo, a veces voy a por contenidos, actividades, ni me deje nada, y olvido mi expresión. Coincido contigo, el maestro en mi caso maestra que más me marcó fue alguien considerada dura, por circunstancias mías personales pude conocer su cara más tierna y en las clases suyas de inglés aprendí una barbaridad, su rigor no iba reñido con sus actividades variadas y motivadoras. Gracias por tus comentarios, me encantan, de verdad. Un abrazo fuerte!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Estoy en Bloguers!