Miradas que brillan - 5/12 Retos de Escritura 2019



Miradas que brillan

Ya nada iba a ser como antes. Mayra había descubierto nuevas sensaciones al lado de Susi, y nada tenían que ver con las que compartió con Sergio, Alberto o Víctor.

Pero Susi no jugaba en la misma liga que Mayra, eso lo tenía muy claro la primera, no tanto la última, que estaba ilusionada como una niña con zapatos nuevos.

Y a eso fue aquella tarde, a por unos zapatos nuevos, unos Blahnik concretamente. No quería que su nueva compañera de vida pensase que no tenía donde caerse muerta. Así que, no dudó ni un segundo en ir y gastarse todo su sueldo. 

Se había vestido bien para la ocasión, ni muy elegante, ni muy pija, pero sí con cierta clase, dejando desterrados los harapos que le acompañaban a diario, al menos hasta el día de hoy.

Una amable señorita, muy guapa por cierto, abrió la gran puerta de cristal con pomo dorado, dándole las buenas tardes. La manicura perfecta de la dependienta llamó la atención de Mayra, así como sus manos, suaves sin tocarlas.

Después de tres pares de probaturas, Mayra se decidió por los amarillos, que resaltaban su piel morena. Estaba orgullosa de sus sesiones de UVA.

A la hora de pagar, Mayra se percató del undécimo cruce de miradas con la chica de las uñas y las manos perfectas. Esta vez sucedió justo en el momento de darle sus Blahnik empaquetados, en una caja blanca con lazo rosa. Ese lazo escondía un mensaje, pero Mayra no se percató de ello hasta que llegó a su diminuto pero cálido apartamento.

Después de marcar el número de Susi infinitas veces y no recibir respuesta, decidió probarse un look por estrenar y complementarlo con sus Manolos, hacerse la foto de rigor y mandársela a su madre antes de colgarla en Instagram.

La sorpresa que se llevó Mayra al deshacer el lazo fue inesperada, a la vez que gratificante.

“Una mirada brillante con la que quisiera cruzarme de nuevo”
21h Café d’Or
No te olvides de los zapatos; te quedan divinos.


La admiración que le tenía a Susi no le permitía traicionarle de esa manera, razón por la cual no iría a ese encuentro. Pero por otro lado, esa conexión que había tenido en tan sólo media hora, no la había vivido en dos años aún con Susi.

Así que, estaba decidida a conocer un poco más a la chica de los Blahnik.

Lo que siguió después fueron meses de risas, aventuras, pasión, pero también serenidad.

¡Qué importante es jugar en la misma liga!

-------------------------------------------------------------------------------------------


Os dejo el post del blog de Literup, dónde os explican bien este proyecto en el que participo este año, de los retos de escritura. ¡Animaos! En el enlace también podéis encontrar los blogs participantes, por si os gusta leer.

El reto de hoy es: 
Dos de tus personajes se enamoran. Escribe un relato romántico lejos de los tópicos.


¡Espero que os haya gustado! 


¡Un abrazo fuerte! 


¡Hasta el jueves en el Podcast semanal!







Comentarios

  1. Te ha quedado genial. Cumple muy bien el objetivo y conectas rápidamente con Mayra. Ya tengo ganas de leerte el siguiente relato, Silvia ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué guay Vanessa! Me alegro que te guste! El siguiente es un tanto raro 🙄 se me fue la pinza, pero es que el reto lo propició en parte 😬 un abrazo compi! 😘

      Eliminar
  2. Bonito cruce de miradas, hay veces que una mirada lo dice todo, desde luego. Me ha encantado eso de que las manos eran suaves, aun sin tocarlas.

    Un abrazo, Silvia. ¡A por el próximo!

    M.G. Aranguren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja hasta yo me sorprendí de esa expresión, me quedó muy sensorial... 😝 Muchas veces, si sólo nos mirásemos y no hablásemos, mejor nos iría. Gracias wapi! 😘

      Eliminar
  3. Oohh, me ha gustado mucho. Historias que dejan un buen feeling al final. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii que guay que te haya gustado Violeta! Me alegro! Gracias por leerlo y comentar! Un abrazote! 😘

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Estoy en Bloguers!