Panic! - #Podcast6 LMTA

¡Bienvenid@s de nuevo a LMTA!

Parece que empiezo a ver la luz... 

Estoy en mi tercera semana de baja laboral y parece que he recobrado la confianza en mí misma. Recuperada ya de la rotura muscular y mentalmente más fuerte también, ahora me afronto a la vuelta al cole, con mucho pánico.

No quiero que estos días de tranquilidad conmigo misma hayan sido en vano, que sé que no serán igualmente, pero ya me entendéis, quisiera salir fortalecida de todo esto y afrontar de nuevo la situación que me produce estrés y ansiedad (el trabajo), con más recursos y estrategias por mi parte, que me ayuden a vivir el día a día de otra manera más positiva.

Os lo explico en el podcast... 



Vuestra ayuda contándome experiencias parecidas sería un plus para mi vuelta, ¡gracias!



¡Muchas gracias por estar ahí, al otro lado! 

Os espero en 3 semanas, aquí en EmocionArte LMTA, Las Maestras También Aprendemos, con un nuevo podcast.


¡Un abrazo fuerte familia!



Comentarios

  1. Joooo, tengo que esperar 3 semanas para volver a escucharte?? Sniff..

    Antes de nada darte muchos ánimos y mimitos para que tu vuelta al cole sea positiva y con muchas, muchas ganas.
    En realidad, cuando te encuentras mal físicamente, el ánimo se contagia, y cuando tu te vas agobiando, estresando, y tu mente se va agotando, el físico se contagia y provoca enfermedades que no existían en realidad.

    Yo estuve muchos años trabajando en clínica, pero poco a poco me fui quemando, mucho, muchísimo. Decidí hacer un cambio y pasé a comercial. Estuve unos 7 años, tuve a mi peque y a los 10 meses me echaron. Me quedé bloqueada, muy bloqueada. Y empezaron las enfermedades. Mi médico de familia me preguntaba una y otra vez si estaba bien mentalmente, si era feliz, porque como bien sabía, me había visto en dos años más que los 38 restantes. Sí, estaba bloqueada, agobiada, agotada y en pánico continuo. Intenté estar con una coach pero.. no es lo mío. Me planteé incluso un psicólogo que me ayudara a salir del bache mental/laboral que tenía porque.. no quería volver a ser veterinaria clínica y comercial con una niña pequeña.. como que no.
    Volví por casualidades del destino a la clínica en julio del año pasado, y hasta agosto he estado de lujo. Ahora vuelvo a tener dudas y a sentirme como pez fuera del agua. Se que es el estrés, las cosas que no logro gestionar que me están haciendo volver a dudar de mi vocación.
    No puedo decir que no vayas a caerte de nuevo, pero tu familia, tus amigos, los que estamos aquí haremos lo posible para que vuelvas a reflotar de nuevo y a coger alas para volar y que encuentres esa pasión que necesitas para seguir tu vocación.

    Muchos ánimos, mucha fuerza y energía para la vuelta al cole, nunca mejor dicho.
    Buen fin de semana.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por dónde empezar Violeta. Siempre tienes palabras preciosas hacia mi persona, pero hoy es que cada párrafo tiene algo para agradecerte. Primero decirte, que me encantaría no tener que hacerte esperar, me encantaría poder lanzar estos mini podcast semanalmente como hacía antes, pero las cosas están así ahora, veremos cuando pasen las Navidades...
      Luego, te agradezco enormemente que nos hayas contado tu experiencia personal porque eso siempre ayuda a otras personas a sentirse identificada con lo que explicas y animarse a actuar. Ahora estás ahí ahí dices, pero ya verás que con tu caracter tan positivo, todo sale adelante! Mi médico de cabecera me dijo que el ejercicio físico, volver a él, porque desde que nació la peque hace 4 años lo tengo olvidado, so me ayudará y si no también me ha hecho volante para 10 sesiones de psicoterapia por si finalmente las necesitara. Gracias de nuevo por decirme que estáis ahí para animarme, es muy importante contar con vuestro apoyo, lo noto muy cerquita. Aún habrá que esperar para volver al cole, pero poco a poco voy recobrando fuerza mental. Un besote mi niña! 😘

      Eliminar
  2. Me alegra un montón que estés mejor, lo importante es que hayas descansado y de que te des cuenta que hay que tomarse las cosas con más calma y mirar por una misma está muy bien también de vez en cuando. Me gusta escucharte más relajada, se nota que te ha sentado bien ese tiempo de descanso y relax.
    Yo estoy toda madre aquí y yo luego soy igual que tú o peor jeje.
    Muchos besos y te espero hasta el próximo podcast.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Telva, estoy más relajada y eso me ha permitido parar y analizar lo que estaba pasando. Muchos besitos! A principios del próximo mes me tenéis de nuevo en podcast! Gracias 😘

      Eliminar
  3. Hola Silvia,

    Qué lujo volver a escucharte y sentir que estás mejor. Principalmente bastante mejor de ánimo. A veces descuidamos nuestra mente, porque los problemas del día a día nos acaparan de tal manera que acabamos secuestrados en nuestros propios dilemas y nos olvidamos de desconectar, de relajarnos, de querernos un poquito más a nosotros mismos y ,sobretodo, de escucharnos. Para vivir en equilibrio, es fundamental aprender a detectar las señales que nos envía nuestro propio cuerpo, ya sea en forma de dolores de cabeza o de cervicales, de insomnio, de alergias o de problemas digestivos diversos. Y aprender también de nuestros pensamientos, de todo eso que nos atrevemos a decirnos sólo a nosotros mismos y en la intimidad.

    Un muy fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podrías haberlo explicado mejor Estrella. De vez en cuando hay que parar y escucharse a una misma, parar este tren a veces demasiado acelerado y que no permite disfrutar del paisaje ni de nuestros propios pensamientos, como bien dices. Un abrazo muy fuerte y sabes que te doy las gracias infinitas por estar siempre a mi lado. Besos 😘😘😘

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Jajaja si? Es dibujo pero es potente sí! Gracias por los ánimos Rosa! Un abrazo fuerte! 😘

      Eliminar
  5. Anónimo9/11/19 8:27

    No siempre podemos mostrar nuestra mejor versión, a veces somos tan conscientes que nuestra mejor versión ayuda a nuestro entorno que nos volcamos en conseguir el bienestar de quiénes nos rodean y no somos conscientes del desgaste que eso nos supone. Nos olvidamos de nosotros mismos, nos imponemos unas exigencias demasiado altas, un ritmo frenético y lo curioso es que durante un tiempo lo sobrellevamos. Es más adelante cuando nuestro cuerpo y nuestra mente empiezan a sentirse cansados, cuando empezamos a ser conscientes del esfuerzo que nos supone y nos cuestionamos si vale la pena, si alguien lo valora, si esta situación nos hace felices... Perdemos impulso a pasos agigantados y empezamos a caer, nos vamos marchitando poco a poco como una flor a la que no se le ofrece agua. Y es que seguimos vivos y necesitamos beber, hay que aprender a cuidarnos, a saber parar, a buscar la luz, a hidratarnos de cosas positivas y apartar todo aquello que no nos aporta nada.
    Es imposible evitarlo, nuestras vivencias van acumulándose día a día en silencio, poco a poco, no te das cuenta que están ahí, pero lo están y un día al llegar a cierto punto estallan y lo vuelan todo por los aires. Es en ese justo momento cuando te das cuenta de todo.
    Así que querida Silvia, me alegra hayas superado la situación, hayas hecho bOOmmmm y hayas abierto los ojos a una realidad que te estaba absorbiendo y haciendo daño.
    Un abrazo muy fuerte ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo Eva: ritmo frenético, nivel de autoexigencia muy superior al capaz de soportar, etc. Me gustaría tantas veces llevar una slow life, en el campo, con los animales o en una playa disfrutando de la suave brisa... qué bucólica me he puesto, pero es cierto, el día a día es tan acelerado que como dices nos hace olvidarnos de nosotros mismos, es que es fuerte esto eh! Pero el cuerpo sabe más que nosotros y siempre nos avisa, de una manera u otra pero nos avisa, sólo hay qsaber escucharlo y saberse escuchar a una misma. Gracias Eva una vez más, eres un 🧡 Besotes wapi 😘

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Estoy en Bloguers!