Choco choco lala, choco choco tete, chocolá, chocoté, chocolate!


Yo no sé que tiene el chocolate que me vuelve loca. Me chifla de todas las maneras comúnmente conocidas. Bueno, el chocolate con naranja no, pero con menta, mmmm…., blanco, mmmm…., con leche (aunque soy intolerante), sin leche, …. Hay otro “pero”, a parte del chocolate con naranja: no me gusta el chocolate a la taza, o “xocolata desfeta” en mi tierra. Nadie lo entiende cuando lo digo, pero soy así de rara, como el post de hoy.

Y es que la entrada de hoy es realmente rara. Rara en mí, ya que difiere mucho de la temática que suelo tratar, pero no os miento si os digo que hace tiempo que la tengo en mente. No para contaros mis peripecias con el chocolate, sino para buscar el porqué de tanto placer. Y además se acercan ya las fiestas de Navidad, y los kilitos de más que vamos a coger van a ser también gracias en parte, a este gran manjar, un tanto adictivo, como veremos a continuación.


Se discute si mejora o no el estado de ánimo. Personalmente, no lo uso para mejorar mi estado de ánimo. Bueno, ahora que lo pienso, en ocasiones de mucho estrés me da una especie de ansiedad y recorro a la tableta de chocolate o “porquerías” dulces en general. Pero, sí puedo afirmar que cuando como chocolate me siento estupendamente bien. Como cuando hago hacía ejercicio físico con asiduidad. La ciencia respalda esta sensación de bienestar: el Instituto de Neurociencias de San Diego (EEUU) descubrió hace años que el chocolate contiene anandamida, una sustancia relacionada con esta sensación tan placentera, que guarda un enorme parecido con uno de los ingredientes de la marihuana.


Los granos del cacao contienen un tipo de polifenoles conocidos como flavonoides. Son antioxidantes, y como en muchos otros alimentos, hay alguna evidencia de que pueden ayudar a proteger nuestro corazón. Igual es por eso que lo comemos. ¡Ja! ¡Al igual! Además, el chocolate también se compone de cafeína, feniletilamina, teobromina, anandamida, vitamina B1, fósforo, calcio, entre otros.  Cafeína… ¿igual por eso nuestra adicción?

Vayamos por partes, porque vaya palabrejas, al menos para ignorantes como yo en este ámbito, que desconocemos tecnicismos propios de Biología, Medicina o Farmacia. La feniletilamina es un estimulante natural, llamada también “droga del amor”. Supongo, de ahí que digan que el chocolate podría ser un sustitutivo del amor o del sexo, aunque son aspectos bien distintos a mi parecer… El caso es que, con esta sustancia, se acelera nuestro pulso y aumenta nuestra excitación. Por otro lado, aumenta nuestra capacidad de atención y de estar alerta. 


¡No voy a analizar más! Está claro que el chocolate es bueno. Ahora mismo, me estoy comiendo 4 pastillitas del blanco, que me requeteencanta. Pero es que no lo digo yo. Leed la multitud de beneficios que aparecen en un solo clic en el Sr. Google: promueve la circulación sanguínea, eleva el colesterol bueno, mejora la resistencia a la insulina, ayuda al desarrollo de huesos y dientes, ayuda a la creación de nuevas células, transporta oxígeno al cuerpo, provee de energía. ¿En serio necesitáis más? 

Debido a su actividad antioxidante, que anteriormente os comentaba, es positivo también en el funcionamiento cerebral y de la memoria (Demencia/Alzheimer). Actúa contra la hormona cortisol, bajando así el estrés (ahora entiendo porque recurro a él cuando estoy estresada o tengo ansiedad).


Y las que sois más de cuidaros por fuera también, tiene una acción fotoprotectora en la piel. Al ser antioxidante, minimiza la aparición de signos de envejecimiento, o sea, arrugas. Con el chocolate tendréis la piel más firme y suave, ya que ayuda a reducir la pérdida de agua y promueve así la formación de colágeno; todo ello contribuye a la hidratación celular. Al mejorar el flujo sanguíneo, como hemos dicho antes, también en los folículos pilosos, el cabello crecerá más fuerte y brillante.

Voy a parar ya, que parece que quiero convencer a alguien, y ahora, en seguida ya, me saldrán los detractores del chocolate. Como última curiosidad, he lanzado una encuesta en Twitter: ¿Qué cantidad de chocolate coméis a la semana? Y va ganando la opción: No me he parado a pesarlo, le sigue la opción: >100 gramos,  y sólo una persona, que me llama tremendamente la atención, no come chocolate, ¿cómo lo hace???????!!!!! Pronúnciate, por favor. Quiero saber el secreto de tal proeza.


Lo dicho. Que estas Navidades, comáis sin remordimiento alguno, que la vida son dos días y el chocolate forma positivamente parte de ellos. Próximo lunes, última entrada de tema del año.


¡Un abrazo y mil gracias por estar ahí!



Comentarios

  1. Bendito chocolate, aunque sea sólo porque cambia el humor y endulza la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sóloooooo???? Te parece poco? Jejeje Es broma. Ya te entiendo! Gracias por comentar preciosa! Un besito!

      Eliminar
  2. El azúcar, en general, anima, aunque después da un bajoncillo. Pero el chocolate... Mmmmmm. Bendito placer, lleno de propiedades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué raro que no veo tu foto de perfil! La vida está llena de pequeños placeres, sólo hay que saber no abusar de ellos. Gracias por comentar! Besitos!

      Eliminar
  3. Chocolateeeee!!! Quién puede resistirse????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea! Pero una persona en la encuesta contestó que no consume nada a la semana. Increíble! Gracias Vanesa! Besitos wapi!

      Eliminar
  4. Ante el chocolate "las calorías que entran por las que salen", es lo único malo que tiene, así que cada vez que comemos chocolate a dar unos pasitos para compensar.

    Te mandamos un dulce abrazo cibernetico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo lo hago muy mal! Debo pasear en sueños, espero, porque tengo la manía de comer chocolate justo antes de irme a dormir. Recibido ese super abrazo dulce cibernético!! Otro para vosotras!!

      Eliminar
  5. Mmm...chocolate!! Un post muy dulce, Silvia. A mí me encanta, aunque no debería tomarlo porque debo tener algún tipo de intolerancia o alergia. No sé, si abuso de él me salen granitos... (menos si es chocolate negro o puro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mírala ella, tú si que sabes! El negro, puro es más rico y más sano, di que sí! Gracias por comentar! Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  6. Nutella, chocolate 70% negro y mas, croassan de chocolate, bizcocho de chocolate, coulant, cualquier chocolate negri, me pirra y me sienta fatal.
    Es lo uniúnque como, a sabiendas de que no puedo y es aún más interesante.
    Me alivia la ansiedad y eleva mis cartucheras.
    Aún así, puedo decir sin duda, que no podria vivir sin él 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has hecho un resumen fantástico de lo que es este manjar y en qué nos ayuda o perjudica jajaja gracias por pasarte y comentar y disculpa el retraso, se me pasó 🤦🏼‍♀️ Un abrazo!

      Eliminar
  7. Anónimo1/5/19 0:28

    Realmente no sé su efecto físico en nuestro organismo, pero lo que sí sé que me gusta, y ello cambia el estado de ánimo. Saborear, alimentar, liberar, sentir, sonreír... Esas cosas que deberíamos realizar de forma habitual, como leer este blog a cada entrada redactada o grabada.
    Muchas gracias
    TJK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero cambia tu estado de ánimo por el hecho de que te gusta o por algo más?? Jolines, te agradezco un montón las palabras, espero seguir cumpliendo tus expectativas acercq del blog y que sea tu espacio, vuestro espacio de calma y reflexión, también de encuentro! Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Estoy en Bloguers!